Voy a ser muy clara contigo y te voy a contar lo que nadie te dice abiertamente en relación a tu negocio.

Pero primero quiero preguntarte ¿Te estás engañando a ti misma? Porque quizá si lo estás haciendo, de seguro te sentirás atraída a trabajar con personas que también engañan y prometen el oro y el moro para conseguir vender sus productos haciéndote creer que así venderás los tuyos. Porque como es adentro, es afuera.

Llega un momento en el que tienes que sentarte contigo misma y preguntarte sin tapujos …

¿Estoy siendo sincera conmigo misma?
¿Estoy haciendo lo necesario para conseguir lo que deseo de verdad a nivel profesional?

Yo no tengo recetas mágicas para que seas rica y exitosa, ni te prometo conseguir unos objetivos que están fuera de tu alcance, ni que vas a ganar 6 o más cifras con tu profesión, porque eso sería engañarte. ¿Se puede conseguir? ¡por supuesto que sí! Pero ¿a qué precio? Nadie te cuenta que hay que estar muy dispuesta a sacrificar en calidad de vida para llegar a esa meta.

No me malinterpretes. Sin duda que tendrás que esforzarte para conseguir cualquier meta profesional, pero si lo que deseas es hacerlo para ser rica, famosa y exitosa, el precio será alto y el esfuerzo brutal. ¡No es tan sencillo como algunos venden!

Te voy a contar lo que normalmente no te dicen las personas que venden sueños de 6 ó más cifras:

1. Tendrás que trabajar de 12 a 14 horas diarias para establecerte.
2. Tendrás que invertir dinero en campañas de visibilidad que te posicionen y eso requiere emplear tus ahorros (si es que los tienes) o pedir un crédito al banco, donde tendrás que presentar un buen plan de negocios que convenza al director de la sucursal, de que será rentable y podrás afrontar los pagos mensuales del mismo.
3. Una vez tienes el dinero y haces la campaña, tendrás que trabajar en base a esa campaña de lanzamiento y visibilidad que has hecho, para mantener el nivel de apariencia que has creado, pero como no lo podrás hacer tu sola, tendrás que contratar un equipo de personas que te ayuden, lo que implica que tendrás a tu cargo el sustento de dos o más familias.
4. Luego vendrá la presión para afrontar los pagos mensuales a tus trabajadores, más los impuestos que tendrás que abonar por el nivel de tu negocio y además tener algo de dinero para tus caprichos y necesidades.
5. Posiblemente te pondrás en una situación en la que tendrás que vender a cualquier precio: lo que esté de moda, lo que más llame la atención y lo harás con estrategias engañosas de marketing emocional y manipulativo, donde les toques la fibra, que les haga sentirse mal si no compran lo que les ofreces, creando necesidades donde no las tienen, vendiendo tu producto como si fuera la panacea universal y un largo etc…
6. En resumen, tendrás que crear un “estilo de vida vistoso y llamativo” aunque no se parezca en nada a tu realidad.

¿Te seduce hacer esta trayectoria?
¿Te sientes preparada para ello?
¿Estás dispuesta a pagar el precio?
¿Forma parte de tu destino hacerlo?

¡Entonces adelante, querida amiga! Busca a los mentores que te ayuden a conseguirlo, porque YO NO LO HARÉ. Y si estás esperando eso de mi, mejor no lo hagas, porque estarás perdiendo tu tiempo y el mío.

La mayoría de las profesionales del bienestar que conozco, quieren sentirse más felices y realizadas con su servicio hacia los demás, tener calidad de vida y no sentirte estresadas ni empujadas por el ritmo que marca el mundo profesional actual, porque lo que desean es encontrar su estilo propio, sus propios ritmos y que su energía femenina se pueda expresar a través de su trabajo.

¿Es este tu caso? ¡Bienvenida! porque entonces si podré ayudarte a conseguirlo, si realmente quieres trabajar conmigo.

Si de verdad quieres aprender en serio a organizar tu práctica profesional de una manera alineada a tu estilo, pero te niegas a ti misma el aprendizaje, estás perdiendo tu tiempo y tu energía en fantasías.

Coherencia, querida amiga, Coherencia, entre lo que piensas, sientes y haces. Y déjate de fantasías autoalimentadas.

En marketing, la tendencia es proponer fórmulas magistrales para conseguir clientes, pero la realidad es que no todas las fórmulas magistrales funcionan siempre, porque cada persona es única. Por eso yo no vendo fórmulas magistrales en los Cursos de la Escuela, sino recursos y herramientas que se adaptan a tu naturaleza femenina y valores.

Lo que yo te ofrezco es que aprendas a confiar tanto en tu propio proceso, que no te dejes arrastrar por lo que los demás te dicen sobre lo que tienes o no tienes que hacer a nivel profesional.

¿Te gustaría unirte a mi en este viaje? La Escuela te ofrece múltiples posibilidades de hacerlo y será un placer acompañarte si así lo decides.

Deja un comentario