A lo largo de mi trayectoria como mentora y coach de Emprendedoras Espirituales, he comprobado que, una gran mayoría de ellas, se sienten abrumadas por la gran cantidad de información que encuentran en relación a “cómo deben” llevar su práctica profesional y se encuentran perdidas sin saber qué poner o no en práctica. Y la respuesta es sencilla: encuentra tu Estilo y lo demás fluirá con más facilidad. Pero claro, algunas preguntan ¿Y cómo encuentro mi Estilo sin dejar atrás algunas de las sugerencias que l@s gurús del marketing proponen?.

Pues querida, esta es la clave: que no todo lo que nos han contado, aplica a todas las personas por igual y por eso cuando haces lo que los demás te indican, sin cuestionar y sin elegir qué es lo apropiado para ti, no sueles ver los resultados que deseas. Cuando comenzamos nuestro camino profesional, una de las áreas que más nos interesa conocer es el Marketing, porque es precisamente la herramienta que nos va a permitir informar al mundo de nuestra existencia y productos.

Sin embargo, sé por experiencia, que no todas las formas de Marketing son adecuadas para determinados estilos de trabajo y que es importante adaptarlo a nuestra manera de hacer las cosas para no “quemarnos en el intento” o simplemente fracasar porque en el fondo no nos sentimos satisfechas con ello.
Hace un tiempo comenté con mi Comunidad Interna que el proceso evolutivo nos empuja continuamente a “madurar “, aprendiendo a manifestar nuestra verdadera naturaleza y no ser una copia de otras personas o un reflejo de la programación que recibimos a nivel social. Y esto abarca también nuestro mundo profesional.

Encontrar nuestro propio estilo y mostrarlo con autenticidad, puede ser un viaje muy solitario que nos puede llevar a confusiones o a perder más tiempo del necesario. Es un viaje eterno de comprensión de la vida y de cómo nos manifestamos como creadoras a cada paso del camino.

Realmente, ninguna experiencia se hecha en saco roto, porque todas nos indican como hacerlo mejor cada día, solo que a veces, damos demasiadas vueltas para descubrirnos y llegar a hacer las cosas según nuestro propio estilo único, tanto en lo personal como en lo profesional…. ¿pero y si tuvieras algunos recursos para hacerlo de una manera más enfocada y directa?.

Tu “REGISTRO ESENCIAL DE MANIFESTACION”  te ayudará a conocerte un poco más y a ser mucho más auténtica para solventar estas dificultades de una manera sencilla. Si te sientes motivada a conocerlo, estaré encantada de acompañarte.

En Conciencia y Abundancia.

Carmen Paz