Businesswoman Using Computer In A Green FieldLa mayoría de nosotras no hemos crecido en un ambiente familiar emprendedor o empresarial. Por lo tanto no tenemos conciencia de que conlleva ser una Emprendedora y como recorrer el camino con decisión y elegancia.  Se nos educa para estudiar y trabajar para otros y el sueño más ambicioso de quién acaba una carrera o estudios medios, suele ser hacer oposiciones o bien prepararse para ser contratada por una empresa que valore nuestro trabajo y que nos pague a final de mes. Buscamos la seguridad y la estabilidad, algo por otro lado muy lícito y necesario.  Sin embargo, llegar a convertirse en una Emprendedora Espiritual, requiere una manera de ser, de pensar y de actuar algo diferente. Y hoy quiero compartir contigo algunas claves esenciales que pueden marcar la diferencia entre crear “un trabajo” o crear un verdadero “negocio” que te de libertad personal y financiera. 
CLAVE #1 Aprender a dejar de ser una esclava de tu Negocio  Cuando comienzas tu negocio, el enfoque principal está en conseguir clientes y lo hacemos desde el modelo clásico de atender al cliente de 1 en 1, es decir, lo que comúnmente conocemos por atenderlos en “consulta”. Esta es una manera tradicional de comenzar y es fantástica en los primeros momentos de la creación de tu práctica profesional. Pero este modelo de negocio a medio y largo plazo, te convierte en una esclava de tu trabajo, porque requiere tu presencia día tras día y si no trabajas no recibes dinero ¡¡Recuerda que el día solo tiene 24 horas!!. Creas un trabajo pero no un verdadero negocio. Para hacer el transito de Terapeuta a Emprendedora Espiritual el siguiente paso es crear Programas y múltiples canales de productos que te permitan generar tu prosperidad incluso mientras duermes. De manera que la atención personalizada y privada a tus clientes, sea el de más elevada inversión y dedicación. 
CLAVE #2 Conocer el manejo del Tiempo como Emprendedora En nuestra vida estamos acostumbradas a manejarnos en el tiempo lineal, lo que nos lleva a asociar Dinero=Tiempo. Pero como Emprendedora has de aprender a sostener y manejar el tiempo de una manera bien diferente. ¿Por qué?…. porque te darás cuenta que ya no existe una relación directa entre las horas que trabajas y el dinero que generas. Cuando estás comenzando tu negocio trabajarás muchas horas y no generarás dinero con ello. Al contrarío, tendrás que invertir y retrasar tu gratificación. Y por el contrarío cuando estés bien asentada en un modelo de negocio que te libere, con mucho menos tiempo empleado, generarás mucho más dinero. El tiempo lineal se maneja muy bien dentro del mundo de los trabajadores: tantas horas trabajo, tanto gano. Pero en el mundo de las Emprendedoras, el tiempo es Circular y está asociado al proceso creativo: todo tiene un tiempo Divino para crecer y dar frutos. Y a veces la cosecha de nuestros esfuerzos tarda en llegar así que hemos de fluir con ello si realmente queremos crear un negocio prospero y al servicio de los demás. 
CLAVE #3 Confiar en tu intuición y ser valiente para decidir  Nadie ha de darnos permiso para hacer lo que nuestro corazón nos dicta y en mundo Emprendedor, seguir nuestro instinto y nuestra intuición, se hace imprescindible. Hemos de estar dispuestas a correr determinados riesgos y estar dispuestas a tomar decisiones. No hay que pedir permiso para crear nuestra visión profesional. Si nos equivocamos, lo cual es muy normal, no hemos de quedarnos en la frustración, sino aprender de la experiencia y corregir el rumbo. Viaja a tu interior en busca de respuestas y mantente en contacto con una mentora que te inspire a ser una mejor versión de ti misma cada día. De manera que tu mente esté abierta y preparada para hacer lo necesario para expandir y hacer crecer tu negocio, pero recuerda que las decisiones son patrimonio tuyo y también tu responsabilidad. 
CLAVE #4 Abrazar el Misterio   Manifestar tu Negocio Espiritual es un proceso Creativo. Y como tal, un proceso que está vivo y se desarrolla a veces, de maneras insospechadas. Ser una Emprendedora requiere grandes dosis de creatividad, innovación y la habilidad de abrazar el Misterio y la incertidumbre que se encierra en los resultados que queremos conseguir. A veces las semillas de algunos sueños no dan cosecha que esperábamos y hemos de abrirnos a esa posibilidad. Y por el contrarío, muchas otras veces, los resultados obtenidos son mucho más espectaculares de lo que esperábamos y se nos abren grandes posibilidades de crecimiento y expansión.  Aquí es donde hemos de estar dispuestas a abrazar el Misterio que se encierra en la creación de nuestro negocio: nunca sabes hasta donde puede crecer ni en qué dirección elegirá hacerlo.

¡¡ Esta es la belleza y la magia de ser una Emprendedora!!

MI FIRMA