Como mujeres que nos dedicamos profesionalmente al mundo de la Sanación, la Espiritualidad  y la Conciencia, somos muchas las que no medimos nuestro éxito profesional solo por la cantidad de dinero que generamos, sino por la transformación y los cambios positivos que comprobamos experimentan las personas que trabajan con nosotras. En realidad nuestra motivación principal ha sido SERVIR a los demás y apoyarlos en la solución de sus problemas. Pero cuando la realidad del día a día llega, es inevitable que miremos a nuestra cuenta bancaria para asegurarnos que podemos generar el dinero que necesitamos para vivir la vida que deseamos. Y es cuando podemos pensar que no somos lo bastante exitosas en nuestro trabajo,según los estándares que se manejan hoy en día.

autor
Deja un comentario